Normativa de las cámaras de vigilancia

normativa de las camaras de vigilancia trabajo y hogar

Si nos hemos decidido por instalar una cámara de vigilancia para mejorar la seguridad de nuestro hogar o negocio, antes deberemos tener muy claro unos cuantos aspectos legales sino queremos incurrir en una ilegalidad y meternos en líos.

Habrá que tener en cuenta primero las distintas situaciones que se pueden dar, ya que si vamos a instalar uno de estos aparatos en el interior de la vivienda no tendremos ningún tipo de problema, pues estamos dentro de nuestra propiedad, la cual es privada y podemos hacer lo que queramos.

Sin embargo si vamos a localizar la cámara en el exterior la cuestión cambia, pues no podemos grabar lo que queramos si se encuentra apuntando a zonas que no son exclusiva de la vivienda (como la casa del vecino o mayor parte de la necesaria de la vía pública). En estos casos existen una serie de limitaciones a la hora de monitorizar.

Para ponernos en situación, antes de 2009 la única manera de instalar equipos de vigilancia en el ámbito privado era sólo posible por medio de una empresa que estuviera autorizada y contara con los permisos del Ministerio del Interior para ejercer dicha actividad. Pero con el auge de las cámaras IP se hizo necesario una reforma para liberalizar el mercado, lo que llevó consigo también a adaptar una ley sobre cómo estos sistemas recogían y manejaban los datos.

Así la ley considera a los aparatos de videovigilancia como instrumentos intrusivos para la intimidad de los individuos, y como tal deben ser regulados. Esto se debe a que son sistemas capaces de recoger y grabar imágenes de las caras de las personas, un dato de carácter totalmente personal.

Como la normativa variará en función de dónde vayamos a colocar la cámara, a continuación os dejamos una serie de claves a tener en cuenta según la zona donde la coloquemos.

En la vivienda

Cuando vamos a instalar cámaras de seguridad en casa tenemos que diferenciar dos casos totalmente opuestos. Cuando se alojan en el interior de la vivienda y cuando se hace en el exterior de la misma.

Cámaras en el interior

Aquí no tendremos ningún tipo de problema, pues todo lo que ocurra en el ámbito interior del hogar es propiedad privada de cada individuo y no tendremos que tomar ninguna medida más allá de situar la cámara en un sitio adecuado.

Cámaras en el exterior

Aquí sí que tendremos que ir con más cuidado, ya que cuando se va a instalar en el exterior en la mayoría de los casos se corre el riesgo de no sólo grabar nuestra propiedad sino también las demás viviendas que están cercanas.

De igual forma hay que tener mucho cuidado de apuntar hacia la vía pública, pues esto es algo totalmente prohibido al vulnerar el derecho a la intimidad de las personas que transiten delante de ella.

Advertir de que es zona de videovigilancia

zona videovigilada

Si finalmente hemos situado la cámara en una zona común donde se pueda dar el hecho de grabar a otras personas tenemos en nuestro deber colocar un cartel informativo en una parte suficientemente visible para advertir de que en ese sitio hay cámaras dedicadas a la vigilancia y se está monitorizando la actividad.

Respetar la intimidad

Es de cierta lógica que si tenemos un negocio no podremos grabar en sitios donde prevalece la intimidad como pueden ser los baños o vestuarios, aunque no es la primera vez que se ha dado el caso.

Evidentemente tenemos el derecho de usar cámaras de seguridad para proteger el hogar y los seres más queridos mientras respetamos el derecho a la intimidad de los demás.

Importancia de respetar la legalidad

Además de incurrir en una ilegalidad si procedemos a grabar imágenes que no estamos autorizados con su correspondiente sanción, debemos saber que si realizamos una grabación de algún hecho delictivo, ésta no servirá como prueba ante un juez.

Esto se debe a que las imágenes que estamos captando son pruebas ilegales, y por tanto inválidas de presentar en un juicio, así que mucho cuidado con esto, porque además de ser nulas nos jugaremos una importante multa económica.

Sin embargo si nos entran al interior del hogar a robar y hemos captado imágenes del individuo, estas pruebas sí son totalmente legales y se pueden usar como prueba legítima.

Vigilancia en el trabajo

Tanto si somos los dueños de nuestro negocio como si somos trabajadores debemos estar informado hasta dónde llega la videovigilancia cuando se trata del entorno laboral.

Si hemos resaltado durante todo el artículo la obligación de informar cuando se daba es porque ya se están dando sentencias donde no se tiene en cuenta las pruebas de imágenes si no se ha advertido antes.

Por ejemplo este mismo año un juzgado de Pamplona desestimó las pruebas en forma de vídeo por considerarlas que no habían sido tomadas advirtiendo antes de la grabación.

Normativa de cámaras de vigilancia en comunidad de vecinos

Si vivimos en una comunidad y estamos valorando aumentar la seguridad de los vecinos con cámaras de seguridad tenemos que satisfacer varios apartados para cumplir la ley, entre ellos:

  • Fijar los carteles que mencionamos antes advirtiendo que en esa zona se están llevando a cabos labores de videovigilancia.

  • Cumplir los requisitos del organismo de la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD): esto incluye tanto el alta de los ficheros en la AEPD como la designación de los responsables de los mismos. Asimismo se debe disponer de formularios informativos de la AEPD.

  • Se deben destruir las grabaciones de imágenes con una duración mayor a los 30 días. Conservar dichas grabaciones sería una ilegalidad.

  • La red a la que se conecten las cámaras de vigilancia deben estar protegidas con usuario y contraseña para que ningún tercero pueda acceder a ellas.