Reolink C1 Pro: Calidad de imagen 1440p con conectividad 5GHz

La empresa norteamericana Reolink apuesta en este caso con su nuevo modelo por una excelente calidad de imagen superior a los 1080p y una lente de 4 megapíxeles: hablamos de la Reolink C1 Pro. Esta cámara además está motorizada para poder manipularla a distancia, por lo que seremos capaces de moverla desde el móvil en un rango amplio de movimiento.

Especificaciones técnicas

  • Dimensiones: 12,5cm x 20 cm x 12 cm

  • Peso: 299g

  • Colores disponibles: blanco y negro

  • Resolución 1440p.

  • Lente angular de 80 grados.

  • Audio bidireccional.

  • Conexión Wifi dual band 2.4GHz y 5GHz con tecnología MIMO.

  • Visión nocturna con 8 leds infrarrojos.

  • Detección de movimiento.

  • Ranura para tarjetas SD (64Gb máximo).

Contenido de la caja y diseño

En la caja además de la cámara, nos incluye un cable Ethernet con el que podremos configurar la Reolink por cable (o dejarla conectada a Internet mediante esta conexión si queremos) y un cable micro USB con su respectivo transformador para enchufarlo a la corriente. El cable de alimentación es los suficientemente largos para no tener problemas si tenemos el enchufe algo lejos (3 metros).

Además incorpora una pegatina de videovigilancia junto con un soporte por si deseamos instalar la cámara en la pared. Con un diseño típico domo y en color negro o blanco según escojamos, presenta unas líneas metalizadas que dan la sensación de tener un producto de calidad y que le sienta realmente bien. En la parte trasera incluye dos antenas con el objetivo de mejorar la conectividad con el Wifi.

Calidad de imagen y rotación

Es en este aspecto donde la Reolink C1 Pro más destaca, pues la empresa ha apostado sobretodo con este modelo por tener una calidad de imagen bastante buena tanto en la oscuridad como sobretodo en el día. Con una resolución de imagen de 2560×1440, es de las mayores que podemos encontrar en el mercado sin tener en cuenta los modelos 4k (que son muy pocos y caros).

Montando un sensor 1/3″ CMOS y 4MP, no destaca por su ángulo de visión, algo normal que sucede con este tipo de modelos motorizados. Con una lente capaz de ofrecer una visión de 80 grados, lo compensa con una rotación horizontal casi completa de 350 grados y una rotación vertical de 105 grados para tenerlo todo bajo control.

El zoom es fijo, por lo que no seremos capaces de aumentarlo. En condiciones de oscuridad podemos distinguir bastante bien los detalles hasta una distancia máxima de alrededor de 12 metros, lo cual es un alcance considerable.

Almacenamiento y conectividad

En la parte trasera de la Reolink C1 encontramos una ranura para tarjetas SD, con un máximo aceptado de 64Gb (no incluida, lo normal). Hay que tener en cuenta que si queremos grabar a la máxima definición que ofrece la cámara (1440p) el tiempo de grabación que podremos disfrutar bajará respecto que si lo hacemos a una calidad inferior como 720p.

En este apartado se echa en falta la posibilidad alternativa de poder almacenar los vídeos en la nube, ya que sólo podremos grabar en local mediante tarjeta SD.

Conectando la Reolink C1 Pro a Internet

Realmente ha resultado muy sencillo conectar la C1 Pro a la red local de casa por medio de la aplicación del fabricante. Con sólo descargar la app TP-LINK tpCamera y seguir unos cuantos pasos que nos indica ya lo tendremos todo listo para empezar a controlar la zona que queramos.

Aunque es cierto que algunos usuarios han podido reportar algunos problemas al enlazar la cámara con Internet, es algo que se soluciona haciendo todo el proceso a través del cable Ethernet. Sino somos capaces de conectarla a través de la app desde el Wifi, deberemos conectar momentáneamente la C1 Pro mediante el cable Ethernet, proceder con la configuración y una vez terminada ya podemos quitar el cable con la cámara conectada inalámbricamente y dejarla conectada por Wifi.

Su conexión Wifi, uno de los puntos fuertes de la C1 Pro

En otro de los apartados en los que sobresale la Reolink C1 Pro es en su conectividad Wifi. Si solemos tener problemas con la conexión porque ésta se encuentre lejos o sufrimos de interferencia, esta cámara lo soluciona incorporando dos antenas y siendo capaz de conectarse tanto a la banda habitual de los 2.4GHz como la menos saturada de 5GHz.

Además utiliza para mejorar la conectividad la tecnología MIMO (Multiple Input Multiple Output, Entrada Múltiple Salida Múltiple). Este sistema funciona de tal manera que cuando las ondas del router se dispersan por la vivienda, lo cual suele causar una pérdida de datos, MIMO lo aprovecha para reconstruir todas estas señales y formar una onda que permita una mayor estabilidad en la conexión.

Calidad de audio y detección de movimiento

Como la mayoría de cámaras de seguridad de interior la Reolink C1 Pro admite audio en las dos direcciones gracias a su micrófono y altavoz incorporado, aunque si la usamos para comunicarnos en ambas direcciones notaremos cierto retraso en la señal. Resulta útil si queremos transmitir o recibir alguna comunicación puntual, pero para no para una comunicación fluida.

Por su parte el detector de movimiento nos ha gustado bastante, ya que aparte de funcionar bastante bien nos ofrece varias opciones de configuración. Entre ellas podemos ajustar la cámara para que grabe una cierta cantidad de tiempo (por defecto son 15 segundos) cuando detecte cualquier tipo de movimiento y nos los envíe directamente a nuestro móvil.

Conclusión

Reolink abarca más de una década a sus espaldas en el mercado de las cámaras de vigilancia y con su modelo C1 Pro vuelve a demostrar que la experiencia es un grado. Eso sí, si buscas una cámara compatible con los nuevos asistentes virtuales de Amazon y Google, o si quieres hacer uso del almacenamiento en la nube deberás mirar otros modelos, ya que ésta no es compatible con estas tecnologías.

Sin embargo, por el contrario, si estás buscando una cámara para el interior del hogar con una excelente calidad de imagen y la fiabilidad del servicio técnico postventa que aporta Reolink, con este modelo no te equivocarás.