10 consejos de seguridad para tu hogar

Aunque las cámaras de vigilancia son uno de los principales elementos que nos ayudarán a prevenir un robo y a identificar a un potencial ladrón hay otra serie de recomendaciones que si seguimos conseguiremos reducir la probabilidad de sufrir un allanamiento.

Para ello hemos elaborado un listado de los que hemos considerados los 10 mejores consejos de seguridad basados en el comportamiento e información que usan los cacos para aprovecharse y allanar tu vivienda. Asegúrate de leerlas varias veces si es necesario, pues puede marcar la diferencia entre sufrir un robo y no.

Cuidado con lo que publicas en redes sociales

Las redes sociales como Facebook o Instagram se han convertido actualmente en una herramienta que usamos a diario no sólo para comunicarnos con nuestros familiares y amigos, sino también para informar de todo lo que hacemos en el día a día. Es por ello que a veces, sin pensar en las consecuencias, publicamos fotos o hablamos abiertamente de que nos vamos a ir a unas posibles vacaciones.

Un dato como éste que puede resultar inofensivo a simple vista se convierte en el aviso perfecto para un potencial ladrón si llega a conseguir esta información. Hay que tener especial cuidado con comunicar a través de estas redes no sólo si vamos a salir de vacaciones, sino también el tiempo que vamos a pasar fuera.

Si divulgamos públicamente que vamos a salir a veranear tal día y vamos a estar una temporada fuera, reconsidera que si esto recae en la persona que no debe aumentaremos la probabilidad de sufrir un robo. Esto unido a revelar en Internet que hemos adquirido bienes de alto valor económico se convertirán en la mezcla perfecta para que un potencial ladrón sepa cuándo y qué robar.

Cerrar siempre puertas y ventanas

Es común que cuando vamos a salir fuera del hogar, sobretodo si es poco rato dejar alguna puerta trasera o ventana abierta. Asimismo suele ser también habitual que en épocas de mucha calor como verano dejemos abierta la terraza o cualquier otro punto que puedan aprovechar los cacos para entrar.

Debemos asegurarnos siempre de cerrar todas las entradas más vulnerables de poder ser accedidas aunque vayamos a salir unas horas y pensemos que no va a ocurrir nada en ese lapso de tiempo.

Usa una cerradura antibumping

El bumping es una técnica efectiva para forzar las cerraduras y que parezcan que no hayan sido forzadas. Esto junto con su alta efectividad para abrir cualquier puerta ha provocado que se convierta en un método que da dolores de cabeza a la policía, ya que además con toda la información disponible por Internet cualquiera puede acceder a conocer este tipo de métodos.

Para realizar el bumping basta con dos utensilios tan fáciles de conseguir como una llave cualquiera modificada (llave bumping) y otro objeto con el que se golpea la llave. Cuando la llave es introducida en la puerta se golpea con el objeto, quedando la llave totalmente dentro y accionando el mecanismo necesario para abrirla. Lo peor de todo es que no deja rastro y con la técnica adecuada puede realizarse en cuestión de segundos.

Este método que ha sido usado durante años por los cerrajeros para acceder a nuestra casa en caso de pérdida de llaves está siendo ahora llevado a cabo por gente con otros planes malintencionados. Según los últimos estudios hasta un 90% de las viviendas españolas podrían sufrir este método al tener cerraduras débiles ante este mecanismo. Para evitarlo adquirir una cerradura antibumping es la mejor opción, ya que impedirá que entren fácilmente de esta forma.

Usa la ayuda de tus vecinos

Aunque no lo creas tener una buena relación con tus vecinos puede ayudarte a mantener tu hogar más seguro. Por ejemplo si nos vamos de vacaciones podemos pedirle su móvil en caso de que no lo tengamos para que nos informe si sucede cualquier evento extraño.

Podrías pedirle también, de forma educada, que retire cualquier carta o propaganda de tu casa que puedan hacer saltar las alarmas de que en ese período de tiempo no hay nadie en casa.

Usa luces y enchufes con temporizadores (que tu casa parezca habitada)

Uno de los principales consejos para que tu casa se encuentre más segura cuando no estás es hacer parecer que hay gente dentro. Si los ladrones se percatan que la vivienda no se encuentra vacía en ese momento hará que se lo piensen dos veces antes de acceder a donde no le llaman.

Para ello podemos ayudarnos de luces y enchufes con temporizadores. Estos dispositivos funcionan de tal manera que podemos programar un temporizador de tiempo para cuando queramos que se apague. Asimismo podemos adquirir enchufes inteligentes que van conectados a la red de nuestro hogar y que nos permite controlarlo desde el móvil, con la posibilidad de apagar y encender cualquier aparato desde cualquier sitio. Con esto te asegurarás que parezca que siempre hay alguien en casa.

No abrir el portal desconocidos

Si vivimos en una comunidad de vecinos a veces es frecuente que se suela abrir la puerta del portal nada más que alguien llama, pensando que puede ser un posible cartero o repartidor. Nada más lejos de la realidad si actuamos de esta forma estamos dando permiso para entrar a un posible ladrón, proporcionándole información del interior del bloque y el conocimiento de que es accesible con sólo llamar al portero de alguna vivienda.

Debemos asegurarnos siempre antes de abrir el portal quién es el que está llamando y qué es lo que quiere. Se recomienda tener un portero con cámara si aún no lo tienes instalado en tu comunidad para ver quién es. Al menor indicio de sospecha nunca abrir, y si es necesario, avisar a los demás vecinos.

No escondas llaves de repuesto

Por temor a perder las llaves principales y quedarnos en la calle o tener que llamar y pagar a un cerrajero para que acceda a la vivienda habituamos a dejar unas llaves de repuesto escondidas en algún sitio, lo que se convierte en un grave error. Lo peor de todo es que algunos sitios de Internet y TV aconsejan esta medida, ya bastante desfasada y peligrosa, pues los cacos ya conocen esta costumbre y buscan en los puntos críticos que se suelen esconder.

Sólo se recomienda tener una llave de repuesto «guardada» si se la proporcionamos a un vecino que sea de nuestra confianza y que sepamos que no va actuar de mala fe contra nosotros. En otro caso es mejor perder una llave y pagar un cerrajero, que lamentar un posible robo sin fuerza por dejar la llave escondida en cualquier lado que creemos seguro.

Usa carteles de vigilancia y cámaras de seguridad exterior

Aunque en esta web ya hemos hablado largo y tendido de los importante que puede llegar a ser para tu hogar o negocio una cámara de vigilancia volvemos a hacer hincapié en ello. No sólo tendremos pruebas de un posible malhechor si las hemos situado bien y tenemos nuestras grabaciones a salvo (haciendo uso de diferentes sistemas de almacenamiento como la nube o en local como una tarjeta SD y discos duros), sino que igualmente evitará que más de un ladrón se eche para atrás.

Situar una cámara en el exterior de forma que sea visible desde la calle junto con su cartel pertinente de que en esa vivienda se está grabando es uno de las mejores «llamadas a no entrar» que se puede hacer.

Asegura la entrada de tu garaje

Al igual que la entrada de tu casa o ventana si dispones de garaje se convierte en otro de los sitios accesibles y favoritos para entrar de los cacos. Además de tener especial cuidado porque en el garaje tenemos nuestro vehículo y puede sufrir daños (asegurarse siempre que se encuentra cerrado y que no hay nada de valor dentro) debemos garantizarnos que es difícilmente accesible y está videovigilado.

Si tenemos posibilidad de dejar un vehículo dentro cuando estemos fuera hará que se piensen que hay gente en ese momento en el interior. Recuerda, haz que tu casa parezca habitada siempre que no estés.

Esconde bien los objetos de valor

Si tienes bienes de alto valor económico no lo dejes a simple a vista ni en lugares fácilmente accesibles. Piensa que un posible ladrón irá primero a los lugares que más asequible tenga, por lo que si dejamos en estos sitios lo perderemos sin duda.

Busca zonas lo más escondidas posibles de forma que durante los minutos que se produce el robo no le de tiempo a que pueda llevárselos. Así evitaremos al menos que se lleven aquellos objetos más preciados en caso de allanamiento.